La emoción y la tecnología transformarán radicalmente la creatividad en 2018.

emociones-tecnología-big-data-creatividad.png

Hemos retomado la opinión emitida de James Temple, multipremiado director creativo quien asegura que este año,  es el año de la fusión entre las emociones y la tecnología, mezcla que provocará una creatividad que generará un impacto más personal y humano.

En la década de 1920, los técnicos de audio hicieron grandes avances en la tecnología del micrófono. Básicamente, no se necesitaba gritar más. Los nuevos micrófonos permitieron a los cantantes acercarse y cantar suavemente, llenando sus frases con matices e intimidad. La ola de sentimentalismo que esta música desató atemorizó a los activistas morales. Pero el genio estaba fuera de la botella.

La tecnología más la emoción es igual al cambio.

El sector creativo, siempre se ha enorgullecido  de poder generar la emoción, pero si se persigue crear cambios, se debe adoptar y abrazar la tecnología.

La emoción y los datos se combinan de manera que transformarán radicalmente nuestras relaciones con las máquinas.

Es fácil desconfiar del big data o ver el avance de la tecnología como algo frío y sin rostro, pero el aprendizaje automático se está volviendo más emocional todos los días; como lo demuestra el software de análisis emocional Beyond Verbal que se puede mirar en Youtube.

Llegar a imaginar lo que podemos hacer con esas máquinas cuando pueden emocionarse de una manera humana es muy potente: leer claves y responder con todos los matices que damos por sentado cuando interactuamos con otras personas.

Las posibilidades crecen, tanto para las agencias como para las marcas, cuando esos bots que anteriormente carecían de alma se vuelven parte de nuestra vida cotidiana.

Los datos no pueden generar creatividad, solo oportunidades. Pero se convertirá en una parte inseparable del proceso creativo.

Adaptaremos mensajes que funcionen para personalidades individuales, momentos únicos fugaces o una variedad de diferentes estados emocionales. Las audiencias masivas y los juegos creativos serán reemplazados por campañas de precisión.

Si realmente conocemos el contexto emocional preciso de nuestras audiencias, podemos hacer un trabajo que sea milagroso.

Estamos listos para adoptar un futuro basado en datos, porque estos generarán ideas, servicios, herramientas y productos más honestos:  creatividad y soluciones que aborden problemas reales.

En lugar de gritar un mensaje a una audiencia masiva, podríamos susurrarlo de forma única y personal.

Por lo tanto, en 2018 deberíamos adoptar tecnologías que ofrezcan el aprendizaje, el contexto y los momentos para un cambio emocional positivo.

Porque si podemos acercarnos más a los seres humanos que nunca, si podemos saber más sobre cómo se sienten y por qué, si podemos encontrar las oportunidades perfectas para conectarnos, ¿cómo puede nuestro trabajo no ser mejor?

Fuente: James Temple/Campaign Live Uk

www.evoluzionagroup.com


 

Evoluziona Group

PDG Evoluziona